PoW vs PoS: el debate del que todos pueden participar y que pocos entienden

Más allá del voto, ¿cuál es el nivel de participación ciudadana en temas relacionados a la política monetaria de los gobiernos/estados? Yo diría que tiende a cero porque por más que a Milei, a Cavallo, a Bernanke o Hiroshige Sekō les pueda plantear mis ideas sobre el tema, lo más probable es que antes llamen a seguridad o que no me presten atención. Democracia las bolas.

Y sin embargo, es precisamente la plena discusión de ideas y sistemas lo que está definiendo el rumbo de las criptomonedas. Es realmente hermoso ver las idas y vueltas entre Vitalik Buterin y Tuur Demeester sobre cuales son las ventajas y desventajas de usar PoW (Proof of work) y PoS (Proof of stake). No solo se comportaron como caballeros, refutando y contrarefutando los diferentes puntos, sino que además nadie los obligó. Vitalik podría haber ignorado las criticas y el proyecto Ethereum seguiría su camino.

Estamos viendo el nacimiento de la nueva economía, las nuevas finanzas. Tengo fé de que va a ser para algo mejor por la sencilla razón de que el sistema financiero mundial actual está totalmente podrido sin posibilidad de recuperación. La economía basada en deuda va a explotar. Es insostenible. Ya estuvo por explotar en 2008 y no fue la última vez. Es inminente y las criptomonedas van a jugar un papel enorme.

Son temas complicados y esto tiene un riesgo bastante grande: que todo se cemente en una paja intelectual y no se terminen previendo factores tipo “soldados rompiendo servers con un FAL”.

Estamos lejos de la implementación masiva de estas nuevas monedas. Todavía no puedo vislumbrar como los estados y los agentes de destrucción van a afectarlas. Eso sí: resistencia va a haber y mucha. Son varios los países que ya las prohibieron y se van a sumar muchos más. Agarren los pochoclos, esto se va a poner divertido.

Artículos mencionados:

La cuestión del género neutro en el castellano

Problema/defecto/mejora requerida

El castellano no tiene* género neutro (El masculino incluye al neutro/ambiguo/desconocido).

Solución propuesta

Incorporar un nuevo sistema análogo al actual con el género faltante. Ej.: Asignar una nueva vocal dentro del sistema fonológico imperante, de la misma forma en que la A suele definir al género femenino y la O suele definir al género masculino, la E puede pasar a definir al género neutro.

Problema 1: ¿Se debe o no incorporar a las palabras cuyo género es aleatorio? Ej: la policíe para no asociar ciertas características de la institución policial al género femenino.
Problema 2: Si se incorpora para dichas palabras, ¿Se debe utilizar el artículo “le”, se usa otro diferente dependiendo el caso o se mantiene el artículo del género anterior a su neutralización? El último punto implica la existencia de otros planteos adicionales.
Problema 3: ¿Que sucede con géneros adicionales que se deseen incorporar? El límite sería de 5 ya que es la cantidad de vocales que existen en el castellano. Incorporar nuevas vocales trae otro conjunto de incompatibilidades con el paradigma lingüístico actual. Ej: Incorporar la vocal media central -al no existir en ningún dialecto del español- podría producir alófonos dialectales que generarían nuevas ambigüedades en el denominado español neutro.

Apreciaciones personales

Esta cuestión del género neutro no requiere de solución alguna. Si bien soy un descriptivista, en casos de modificaciones forzosas como la mencionada en este post no tengo problemas en ser un prescriptivista tradicional y mandar a las conchas de sus respectivas madres a todos aquellos que busquen forzarme a hablar de cierta manera. Las modificaciones en el uso del idioma tendrían que ser orgánicas y no comandadas por agentes de disrupción.

*No considero que el artículo “lo” (Ej: lo mejor) sea pasible de ser considerado perteneciente al género neutro. Palabras y construcciones de ese estilo son simplemente abstracciones de casos específicos y no pertenecen a un género separado como el que se explica en este post.