De acuerdo: no hay aborto para nadie

Pocas cosas dividen a la Argentina como el tema del aborto. Y es que somos un país muy diverso: tenemos sectores en donde el cristianismo está profundamente arraigado y otros sectores donde lo que prima es la última moda ideológica de occidente. Por lo tanto, lo que acá manda no es quien tiene la cadena lógica de ideas más coherente sino cuál es la emoción que más pega.

Eso sí, no me gustó quedar del lado izquierdo en esta polémica. La misma izquierda que se desgarra hablando de las víctimas de los abortos es la izquierda que cometió más genocidios en la historia de la humanidad moderna. Y no veo indicios de que esta sea otra izquierda. Todo lo contrario: como toda ideología colectivista la diversidad de opiniones (en lo que importa) no está garantizada. La menciono porque es la misma izquierda que habla de “dinosaurios” (que votaron en contra) cuando ellos profesan una ideología con más de 100 años que falló en todos lados donde se la aplicó. Desde ya que la culpa siempre es de otro.

Me pregunto si la próxima sale la ley. Me da la impresión que sí, que este es el último manotazo de ahogado conservador. Muchos van a cambiar sus votos solo por este tema.

Igualmente el gran perdedor de esta movida fue Macri. No sé si no se dio cuenta o si nunca le importó, pero con esto que pasó los pro-vida no lo van a querer ver más. Hay olor a traición y viene desde Cambiemos.