Enfrentar lo negativo no es atraer negatividad

Si uno a lo negativo le da entidad y llama o hace referencia a esa entidad más de lo necesario, considero que se atrae negatividad. Cuanto más te enfocás en la negatividad más la atraés. Pero enfrentarse contra la negatividad es otra cosa.

Tiene que ser un enfrentamiento lo más corto posible porque por debilidad o imperfección humana podemos llegar a apegarnos a esa negatividad. Ejemplo: si alguien recibe cariño cuando está enfermo pero no cuando está sano, dicho sujeto puede desarrollar una estrategia de enfermarse “a propósito”.

Enfrentarse a la enfermedad sería llegar a ese momento antes de que surja o apenas comienza. Hacemos lo que hay que hacer (mejor alimentación, más o mejor ejercicio, medicina si corresponde, etc.) y probablmente se vaya. Esto es todo lo contrario a atraer negatividad, aunque nos estemos focalizando en ella.

Y obvio que voy a hablar de economía: basta de boludeces. La plata está o la robaron. Las cuentas cierran o no cierran. No hay puntos intermedios entre esos estados. 0 o 1. Y si no saben llamen a alguien que sepa.

En términos macroeconómicos, sí, estamos condenados. Porque no va a haber salida fácil. O se reduce gasto público, o se imprimen billetes, o se confisca o lo que sea. Pero no me vengan con que en el 2039 (el default que le sigue al que se viene ahora) hace falta vender Chubut porque “no hay dinero para pagar tanta deuda”.

A pesar de que este gobierno aumentó la deuda externa en niveles de TRAICIÓN A LA PATRIA, todavía hay posibilidades de no entrar en niveles de pánico infinito. Pero eso requiere que YA se deje de tomar más deuda en dólares totalmente impagable. No hay Lebacs ni Letes ni LeGarchs que valgan. Se viene una devaluación importante.

Se va a tener que bajar el gasto público. Recordemos que la inmensa cantidad de obras públicas que se están haciendo (relativa a nuestra economía real) se está financiando con deuda. Todo el gobierno de CABA se sustentó con deuda desde que existe el Pro. Muchísimos subsidios siguen en pie y no se cubren con economía real.

Y va a haber recesión. Obviamente. Cuando toda la actividad basada en la toma de deuda se estanque va a haber muchísimo menos consumo y menor consumo genera recesión (quiebres, despidos).

Este es el mejor escenario. El peor es el que tomen deuda, las empresas de calificaciones económicas le suban la nota a Argentina (“Lo de mayo 2018 solo fue un susto”) y se empiece a tomar más deuda. Esto lo que va a lograr es que el problema explote más adelante con muchísima más fuerza.

¿Qué va a ganar? Me encantaría saberlo. Pero mis sentidos arácnidos me dicen que a la dirigencia política le encanta hacer mierda el país por unos dólares. Total, solo hay que llenar una provincia de ácido y las empresas mineras trabajan tranquilas.

Por último, las condiciones las pone el FMI. Argentina no tiene a Trump, tiene a un pelotudo que flashea limones cuando el otro piensa quien se va a morfar la atómica primero. O sea, fue el que creyó que no iba a ganar.

Compren bitcoins.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *